CREER O REVENTAR

Artículos Tito por partida doble 14 de octubre de 2011

¡¡¡Mirá las piezas!!! le dije ¡¡¡Te toca a vos!!! Tito me miraba con cara de aburrido y tenía más ganas de hablar de política que otra cosa. Me dice “¿y?…¿qué te parece?”
Estaría bueno, le conteste. El tema es que hay que tener en cuenta la proyección nacional que pueda tener. Además, articular experiencias locales que vienen de distintas experiencias políticas no es fácil. Pero ojala. No es sencillo reconstruir un sistema de partidos en una democracia de candidatos. Creo que hay ciertas cosas que van a tener que cambiar. Ahí le dije: hay sectores de la oposición que deben modificar su relación con los medios, la gente no es boluda. Muchas veces terminan siendo prisioneros de intereses empresariales de sectores de la comunicación, que atentan contra su construcción y proyección política.
Tito tiene grandes esperanzas de que el Frente Amplio Progresista se articule como partido político luego de las elecciones, y que para eso es necesario una elección aceptable y meter algunos cuantos diputados. Lo entusiasma una experiencia de centroizquierda como oposición al kirchnerismo. Claro, el tema es que la experiencia que tuvimos con Pino lo ponía en duda. Tito me decía “…como rifo todo Pino, ¿no? digo, se trotskió mal y terminó solo…como Carrió”
En cuanto a Pino, le dije, era una experiencia vivida ya, un liderazgo mediático y un espacio vertical, sin anclaje territorial, más que territorial diría “real”. Terminó siendo un viejo ególatra, ¡bah!… yo lo veo así….rodeado de buchones, que en estos espacios no faltan, que lo aplauden hasta cuando se tira un pedo.
Ahí Tito me salió a cruzar “…pero el gobierno, el peronismo, es muy verticalista también, se hace lo que Cristina quiere, si no, no se hace”
Yo creo que el liderazgo de Cristina, le conteste, es un liderazgo legitimado, que no quiere decir que no se cuestione o se vaya a cuestionar en algún momento, pero en el peronismo la conducción es fundamental y el que acierta y tiene los porotos conduce. Es así, no hay vuelta que darle.
“¿Viste lo que dijo Duhalde?”, me cambió de tema “No, ¿qué dijo?” le conteste. “Que la gente no los vota porque son una bolsa de gatos” Otro sincericidio más le dije. Lo que pasa que Duhalde es un ex político. Tachuela está de última, me da hasta pena que termine así…en fin.
Tito se quería tomar el palo, era tarde y la partida de ajedrez no daba para más, entonces como que me subí arriba de un banquito y pontifique: cualquier expresión política que quiera ser  alternativa debe repensar su relación con los poderes que existen en la sociedad, hablando de los poderes no democráticos, claro…y debe superar la experiencia localista y eso se resuelve con liderazgo.
Me miró con cara de “déjate de decir boludeces”, tiró el rey, y quedamos que nos hablamos antes de las elecciones para seguir parloteando…en fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *