CREER O REVENTAR

Artículos En lo de Paco con L’ Armata Brancaleone 31 de enero de 2012

Hace tiempo que nos juntamos los sábados a la tarde en el bar de Paco para darle lindo a la charla. Eso sí, nos cagamos un poco de calor, no hay aire acondicionado, pero nos gusta juntarnos ahí, costumbre. En verano caemos tipo 6 de la tarde, cuando comienza a bajar el sol. Y empezamos con alguna cervecita, y el que se anima se pide una ginebra o algún vermucito, algo más picante. Marito Zanabria es un habitué de estos encuentros, y siempre se viene con todos los diarios bajo el brazo, subrayados con resaltador y todo. Te diría que prepara una hoja de ruta,  como un orden del día. Siempre llega primero. Al rato caigo yo, con mi libretita de notas. A Ernestito siempre hay que pegarle un tubazo porque se pasa de siesta a la tarde, no le gusta faltar al bar. Si no le avisamos, después nos tira la bronca. Ernesto es un gran lector, le interesa la literatura, y algún que otro ensayo sobre política. A los diarios los mira de reojo, dice que ya no les cree, que ninguno informa y todos te quieren hacer el bocho. Al Pelado lo reincorporamos desde que se vino a vivir de nuevo a Buenos Aires. Y siempre se cae alguno más que anda boyando por el barrio. Paco dice que somos un rejunte, que nos parecemos a L’ Armata Brancaleone. Bueno, la cuestión es que arrancamos, y se veía venir, alguien lo iba a tirar en la mesa, maduraba solo el tema, era cuestión de tiempo. Zanabria, mientras se limpiaba los dedos que se manchó con el resaltador, dió el puntapié inicial: “¿Vieron lo de Boudou? ¿Les parece que salgan con el tema de la reforma?” Ernestito tomó la posta y dijo algo que yo no lo había pensado. “Agitar el cuco de la re-reelección de Cristina es una carta obligada, reafirma la iniciativa política, y reagrupa fuerza propia”. “¿Vos decís que frente a un horizonte político incierto a cuatro años, al kirchnerismo le conviene poner a todo el mundo a discutir la re-re?” pregunté. “Mirá, vos fijate bien, por una lado coloca un eje que está por afuera de la gestión de gobierno, reforma si o reforma no, que excita y pone histérica y en órbita a la oposición, y a los medios, pero también frena a los aspirantes propios, sobre todo a Scioli, que por el momento aparece como el único perfilándose para el 2015. Y fundamentalmente, ratifica la conducción, cosa que si en cualquier espacio político es importante, en el peronismo es superlativamente esencial”. El Pelado escuchaba, nunca comienza a hablar antes de que llegue la cervecita, y siempre le agarra el mismo tic en el labio inferior, hace un ruido con la lengua, algo medio raro, yo le dije que se haga ver, pero bueno, no hay caso. Necesita refrescarse un poco antes de intervenir. “¡Paco! ¿para cuándo la birra?” soltó, y se puso a hojear los diarios que trajo Marito. Nos enroscamos un buen rato en el tema de la re-reelección de Cristina, que si se podía hacer, si le era conveniente al gobierno, si era bueno o no para la democracia y la república, alguno se acordó de “Las Bases” de Alberdi, la constitución del 49’, y el Pacto de Olivos. El Pelado extrañamente seguía sin hablar, y con su tic, dale que dale. Hasta que bueno, llegó la birra. Ahí le pegó un largo sorbo al vaso y se metió en el parloteo, con tic incluido. “Para mi el tema de la reforma está verde, me parece que salieron más lo buchones a hablar que otra cosa, no creo que este realmente en los planes de Cristina. Yo les digo algo, acá la cuestión que más interesa es que va a pasar con Moyano, se está poniendo fulera la cosa. Hasta forzaron una alianza con la CTA de Pablito Micheli ¿vieron?” Marito, mientras seguía tratando de sacarse la tinta del señalador de los dedos con una servilleta de papel, le salió al cruce y como avisando, elevando el tono, dijo: “El compañero Moyano tiene todo el derecho de marcar las disidencias que el crea que son importantes para el movimiento obrero organizado, ¡eh!”. Claro, Marito viene de una militancia larga en el peronismo, es bastante cegetista, y de los duros. Ernesto le apunta y le tira “¿hasta poner en discusión el liderazgo de Cristina? El reclamo gremial es más bien una maniobra política, no confundamos”. “En esta estoy con Ernesto”, agregué. “Está muy claro que hay una movida política, esa no se la come nadie, Mario”. (ver ¿Por qué se apuró?). Ernesto, entre que llegaba la picada, y se cuidaba que no se le manche la corbata, y mientras el Pelado pedía otra fresca, agregó “volviendo al tema de la re-re, creo que Cristina no puede encontrarse en una situación en donde su conducción se vaya limando por falta de perspectiva en el tiempo. El vaciamiento de liderazgo puede poner en riesgo la continuidad del proyecto de cara a un recambio en el 2015”. Cuestión que la charla después se derivo a otras cosas, y terminando hablando de pavadas, y de minas por supuesto. Al rato me despedí de L’ Armata, y me tomé el buque. Iba caminando mientras giraba en mi cabeza la charla con los muchachos, y juntaba algunos hilos. No puede disociarse la re-re, la cuestión del liderazgo y el conflicto con Moyano. El líder camionero apuesta a su propio posicionamiento en una reconfiguración del tablero político, pensando, quizás, en el por algunos tan ansiado poskirchnerismo. Ahora bien, hay que tomar nota que los dirigentes sindicales no son un bloque homogéneo, cada uno defiende sus porotos,  y el enfrentamiento extremo con el gobierno no aparece precisamente como un eje aglutinante. Además, Moyano avanza en una escalada que genera tensiones dentro de la propia cúpula de la CGT, a la que compromete. Algunos dirigentes empiezan a no sentirse tan cómodos con esta situación, y se preguntan que pasara si siguen tirando de la piola. Existe el miedo de quedar aislados y enfrentados a la Presidenta, que se encuentra en su máximo nivel de popularidad. Saben que el aislamiento les quita capacidad de negociación y daño, y que es más, podrían quedar afuera del proyecto político. Comprenden, quizás, que el humor social no estaría jugando hoy a favor de reclamos extremadamente sectoriales.

2 Comments

  1. Luis Valsecchi dice:

    Muy buen art, Agustin. Creo que el tema de Moyano-gobierno, es parte de la construccion de poder tipica del peronismo, con fuerte tira y afloje, lo unico que esta vez me parece que nadie tiene decidido aflojar. Por el lado del gobierno se viene un fuerte apoyo a los gremios industriales, mas acorde con el modelo industrialista. Y por supuesto del lado de Moyano es la de no perder el poder acumulado durante estos años , si bien estoy de acuerdo con la postura del gobierno de apoyarse en los sectores industriales ( empresarios y sindicatos ), creo que es una mala politica sacar del escenario a Hugo, de la manera que se lo esta haciendo, ya que el fue un jugador importante contra las politicas neoliberales del menemismo, y eso hay que reconocercelo.

  2. Stella Juárez dice:

    Excelente artículo Agustín, es la típica discusión que se generó siempre en el seno del peronismo…Salvo cuando estuvo el patilludo…jaja.Para Moyano, perder protagonismo es letal, por eso tanto encono. Y mucho más tratándose de un liderazgo femenino!! Porque no hay caso, la cuestión de género está presente, aunque menos, pero está.Moyano debiera tener memoria, y hacer la lista de lo conseguido desde el 2003 hasta la fecha. Igual no debe salirse del escenario político.
    Un abrazoK

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *