CREER O REVENTAR

Artículos La madre de todas las batallas 24 de mayo de 2012

El Estado argentino deberá, entre julio y agosto de este año, afrontar el pago de vencimientos de capital del Boden 2012 (que corresponde a los ahorristas afectados por el corralito 2001) y el Cupón PBI, significando una erogación total de 5.800 millones dólares. Esto sucede en un año donde, a consecuencia de la espiral ascendente de la crisis europea, se produce una fuerte contracción del comercio internacional, que obviamente afectará nuestra balanza comercial. A este contexto, como resultado de la pérdida del autoabastecimiento, debe agregarse el enorme peso de la importación de combustibles, para sostener la aun elevada tasa de crecimiento prevista para este año. Si bien los mercados de commodities han sufrido grandes variaciones en el primer semestre del año, generando incertidumbre por su volatibilidad, la evolución de los precios de los granos, fundamentalmente la soja, no parecería amenazar las previsiones del presupuesto nacional, donde esta se estima en un precio de 415 dólares la tonelada. Ante este cuadro de situación, el gobierno tomó la decisión de cerrar el grifo del mercado cambiario. Se resolvió una activa participación de la AFIP en la validación de las operaciones de los particulares de todo tamaño, pequeños ahorristas y empresas. La salida de divisas por remisión de utilidades logró reducirse en forma altamente significativa mediante acuerdos con las grandes empresas multinacionales y, mostrando la utilidad de la reforma de la carta orgánica del Banco Central, obligó a los bancos al aumento de sus niveles de capitalización, lo que les quitó margen para distribuir ganancias entre sus accionistas en el exterior. La nacionalización de la conducción de YPF encaja y forma parte, independientemente de otros objetivos, en la línea de control de daños por los efectos que en la balanza comercial ha generado la pérdida del autoabastecimiento energético.

En la otra esquina del cuadrilátero, y como siempre en vísperas de liquidación de cosechas, el club devaluacionista se calza los guantes. Ante la acuciante necesidad de divisas por parte del Estado, y  el cierre del grifo cambiario, ven la oportunidad de generar presiones mediante el inflado del mercado paralelo e ilegal (blue), mientras la pata mediática les asegura una amplia difusión dirigida a sembrar el pánico en los sensibles sectores medios, tan propensos siempre. ¿Cuál es el objetivo? Torcerle el brazo al gobierno, y forzarlo a devaluar. De hecho, hasta ahora, han logrado solo un pequeño acelere en el ritmo diario de crecimiento del tipo de cambio oficial.  El gobierno se encamina a lograr un superávit suficiente de la balanza comercial, lo que asegurará el volumen de divisas necesario para afrontar los desafíos expuestos. Podríamos decir que esta pelea se ha transformado en “la madre de todas las batallas”.

http://www.youtube.com/watch?v=7RCF4hCeYRs

4 Comments

  1. Magalí Perié dice:

    Muy buena nota! La comparto

  2. Mauro dice:

    El escrito, monsieur Pineau, es indeciso y repite en dos oportuniades el concepto “logro”, el cual explora el sendero del optimismo de una manera, si se me permite el lunfardismo, atolondrada.
    Muy buena la ilustración del samurai.
    Nora de Temperley.

  3. claudio dice:

    muy bueno , interesante articulo .
    El optimismo es una interesante virtud transformadora .
    Claudio

  4. quela scrosoppi dice:

    Venturosos los días en q ni la hacienda ni las estrecheces sean heredadas, sino autosustentadas en la libertad, la justicia y la soberanía. Excelente artículo para reflexionar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *