CREER O REVENTAR

Artículos El escenario pensado 24 de junio de 2012

El gobierno concibió el 2012 como un escenario complejo. Debía enfrentar los coletazos de la crisis global, mantener el crecimiento, sostener el empleo, y preservar el superávit de la balanza comercial. Resistir las acciones de desgaste de una oposición que por default ha devenido en corporativa, asegurarse las elecciones parlamentarias de medio tiempo y resolver las tensiones políticas emergentes de una sucesión abierta de cara al 2015.

Bajo la amenaza de la actual crisis del capitalismo global, la defensa del sector externo obliga a concentrar esfuerzos en mantener el nivel histórico de superávit de la balanza comercial (ver: “La madre de todas las batallas”). En el cumplimiento de este objetivo, la aplicación de medidas restrictivas de importaciones y en el mercado de divisas, ha provocado costos políticos significativos. Sin embargo, se ha logrado que ya a fines de mayo, 5to mes del ejercicio, se sobrepasara el 70% del superávit comercial previsto en el presupuesto 2012. Entre julio y agosto, el Estado Nacional, estará en condiciones de cumplir con el pago de los vencimientos de capital del Boden 2012 (corralito 2001) y el Cupón PBI, una erogación total de alrededor de 5.800 millones de dólares.

La conservación del trabajo y el mercado interno sigue siendo la principal preocupación expresada desde la cúspide del poder político. El reflujo de la demanda de mano de obra, amenazada por un decrecimiento de los emprendimientos inmobiliarios de alta rentabilidad, se contrarresta con créditos individuales subsidiados a largo plazo para la construcción de viviendas cuyos efectos macroeconómicos previstos representan un 2% del PBI.

En lo estrictamente político, la irreversibilidad del proyecto, comenzado en el 2003, es tanto una preocupación para la conducción del gobierno como también para el establishment.  Para lograrla es necesario profundizar en los aspectos económicos y sociales, pero asegurando la representatividad política. Para impedirla, hay que agudizar las tareas de desgaste y evitar  que en las elecciones 2013 el oficialismo se lleve las bancas perdidas en el 2009. El fantasma de la re-re o de un cambio institucional que asegure aquella continuidad, recorre los aposentos de los poderes fácticos.

El drama del poder económico reside en la ausencia de figuras proyectables a una confrontación con el liderazgo vigente. No hay mucho para elegir, las figuras se vienen incinerando en fila, y “la gran esperanza blanca” del establishment, Daniel Scioli, tiene sus propios tiempos y para el gusto de muchos es excesivamente prudente.

En un contexto social, donde las negociaciones paritarias culminan con recomposiciones salariales a las que se arriba sin mayor conflictividad, el hasta ahora Jefe de la Confederación General del Trabajo (CGT), Hugo Moyano, convoca a una movilización a Plaza de Mayo bajo la consigna de la eliminación del impuesto a las ganancias a la cuarta categoría. Utiliza así, para sus objetivos políticos, una demanda gremial específica de los sectores medios y altos de la escala salarial de los trabajadores en relación de dependencia. Afuera quedan los asalariados informales (en negro), que representan todavía más del 35% de la masa laboral, y los sectores formales de bajos ingresos.

 El jefe camionero intenta ganar la calle en medio de una carrera de crecientes obstáculos para su pretendida reelección en la conducción de la central sindical. Así, ante el incierto panorama de un frente gremial muy fragmentado, donde ve debilitarse sus apoyos, intenta reposicionarse por afuera como referente político de un heterogéneo bloque que abarca desde la mesa de enlace agropecuaria y Mauricio Macri hasta sectores políticos y sindicales de la extrema izquierda. En el medio, dirigentes de un amplio espectro político, se suman en la búsqueda oportuna de un lugar donde ejercer su rol de oposición permanente. Imaginando debilidades y una ingobernabilidad inexistente, aparece en escena Hermes Binner, que emerge desde las nubes de Úbeda, y lanza un pedido de gobierno de coalición, como si en un repentino ataque de amnesia no pudiera recordar el triunfo electoral más contundente desde 1983, ni las relaciones de fuerzas actuales en el Congreso Nacional.

Todo está protegido y envuelto en las visiones oníricas destituyentes del General Magnetto, quien con su mente fija en el 7 de diciembre (fecha fijada por la Suprema Corte para la plena vigencia de la Ley de Medios), pone todo su poder de fuego mediático y sus principales lugartenientes, al servicio de ese jefe sindical al que demonizaba hasta hace pocos meses.

10 Comments

  1. marina dice:

    excelente comentario sobre una realidad asquerosa y con grandes deseos destituyentes..compartiré en mi muro.

  2. Luis Valsecchi dice:

    No se que es mas divertido , si el supuesto apriete a Piumato, o las declaraciones de Binner.

  3. maria angelica dice:

    muy bueno seguí profundizando en este tema, tomá en cuenta lo de Paraguay y lo que está en este preciso momento en Bolivia con la huelga de policías besos

  4. ZULEMA AGROMARTIN dice:

    muy claros los comentarios , ademas con la ayuda historial de las demas notas el material se hace indispensable ……………….gracias antonio , como siempre impecable ,,,,,,,,,,,,, comparto y difundo ………..HA YO EL MIERCOLES NOOOOOOOOOOO PARO , TRABAJO MAS !!!!

  5. propuesta dice:

    No debemos olvidar este comentario de Moyano: “quiero ser el representante de todos los trabajadores…emulando a Lula”. Así dejaba entrever su interés de sentarse en “el sillón de Rivadavía”.

  6. silvia dominguez dice:

    Excelente análisis de ls realidad política. La actitud extorsiva de Moyano buscando adeptos a diestra y siniestra ,es preocupante… Si bien el Gobierno muestra una solidez absoluta , un paro traido de los pelos me perturba… El gremio al que pertenezco(Educación) no adhiere, pero muchos colegas se autodeterminaron y paran. Mucha tilinguería destituyente…..

  7. Moro dice:

    Muy claro y contundente análisis!!! Es absolutamente necesario aceitar estas prácticas, ya que son las herramientas indispensablemente necesarias para la militancia activa o pasiva.

  8. Dani Ka dice:

    Muy buen análisis.

  9. Mariano Niemand dice:

    Muy buena nota, comparto 100%

  10. Jo de Floresta dice:

    ¡Muy clara, , muy buen análisis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *