CREER O REVENTAR

Artículos Contexto electoral 1 de abril de 2013

El próximo 14 de abril, Nicolás Maduro, presidente encargado de la República Bolivariana de Venezuela, será el ganador de las elecciones presidenciales para el periodo 2013-2019. La preocupación no debe centrarse estrictamente en la contienda electoral, sino en el contexto en el cual se desarrollará la campaña, en la configuración de un entramado desestabilizador que sea puesto en marcha hasta el día de los comicios y posteriormente.

Configuran este entramado desestabilizador, en primer lugar, los sectores políticos más radicalizados de la oposición, que amenazan con no aceptar los resultados que emita el Consejo Nacional Electoral (CNE). Se suma a este tablero el empresariado local, que prosigue con su política de acaparamiento de alimentos, procurando generar un clima de malestar en la población. Surgen también las injerencias externas por parte del Departamento de Estado de los Estados Unidos.

Henrique Capriles Radonski (ver: “Venezuela, deconstruyendo un candidato”) presionado por sus aliados de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), ha aceptado inscribir su candidatura a una elección que ya ve como perdida antes de iniciar su campaña. No sólo deberá enfrentar a Nicolás Maduro, sino también al legado del “lider supremo” de la revolución. Capriles nunca quiso esta candidatura, él bien sabe que es una oportunidad para que sus “aliados” lo escolten a una derrota segura y de esta forma sacarlo de su carrera política y abrir el juego dentro del armado opositor para mejores tiempos.

Configurada está situación, la estrategia de campaña de Capriles se centra en la provocación como su principal pilar. La primera de las provocaciones fue la decisión de llamar a su comando de campaña “Simón Bolívar”, buscando así disputar la menoría y la figura del Libertador, la cual ha denostado históricamente el establishment-oligárquico mantuano (ver) . Posteriormente, se criticó con dureza al árbitro del acto comicial, exigiendo al CNE la garantía de elecciones libres y transparentes. Finalmente, esta última semana, el comando de campaña opositor amenazó con comenzar su campaña proselitista en el estado Barinas, pueblo de Sabaneta, cuna del líder bolivariano. Esta decisión fue revisada y posteriormente descartada.

Un dato a destacar son las declaraciones de algunos diputados de la MUD como Ricardo Sánchez, Carlos Vargas y Andrés Álvarez, que decidieron retirar su apoyo a Capriles, alertando que sectores de oposición se preparan para desconocer los resultados de las elecciones y de que existen planes para generar un caos social en el país (ver: “Diputados opositores retiran su apoyo a Capriles”)

Durante estos últimos meses, el empresariado local destinado a la producción y distribución de alimentos básicos ha jugado su carta desestabilizadora. El gobierno mediante el Plan Nacional contra la Especulación y Acaparamiento ha detectado más de 17.000 toneladas de alimentos mediante distintas inspecciones.

Uno de los actores de mayor peso en el mercado de alimentos es la empresa Polar, con más de 70 años de antigüedad en el país. La Central Bolivariana de Trabajadores sostuvo recientemente que “si persiste el desabastecimiento y las políticas de saboteo, nosotros haremos un llamado a nuestro Gobierno Nacional para que ocupe los centros de distribución de esta empresa privada, queremos que lleguen los alimentos al pueblo” No se descartó que frente al boicot se tomen medidas de ocupación de instalaciones de la empresa y se exija su expropiación.

En el frente externo, semanas atrás, la encargada para los asuntos de América Latina del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Roberta Jacobson, hizo su debut en el escenario. La funcionaria sostuvo que “ve difícil que en Venezuela se realicen comicios transparentes”, y fue más allá, “creemos que los venezolanos merecen unas elecciones abiertas y justas, en las que todos puedan ejercer su voto con la confianza de que su decisión será respetada”

A partir de estas declaraciones, que se encuentran en la misma sintonía con los sectores más duros de oposición, la directora del CNE, Tibisay Lucena, salió rápidamente al cruce explicando que “en Venezuela tenemos un sistema electoral que garantiza la decisión soberana de las electoras y electores, porque es auditado en todas y cada una de sus fases, antes, durante y después” También recordó las expresiones de elogio por parte de distintas fundaciones y veedores internacionales que han sido testigos del sistema electoral, tomando las declaraciones del ex presidente Carter, el cual sostuvo que “Venezuela cuenta con el mejor sistema electoral del mundo” Posteriormente, en su larga alocución, se enfocó en los déficit del sistema de los Estados Unidos, proceso que criticó por no tener ningún tipo de auditoría y control, en donde los resultados son informados por cadenas mediáticas privadas y la inexistencia de un órgano público electoral (ver: “CNE rechazó injerencia de Estados Unidos)

Ante la irreversible situación de cara a los comicios de abril, la campaña de la oposición buscará, mediante aliados internos y externos, socavar la credibilidad del proceso electoral y poner en cuestionamiento los resultados. Tarea sumamente compleja y difícil para el heredero del Grupo Editorial Cadena Capriles, luego del antecedente del último 7 de octubre.

En aquella oportunidad, todas las grandes corporaciones mediáticas de América Latina, EEUU y Europa buscaron crear un clima de derrota del presidente Hugo Chávez. Esperanzados en un triunfo de Capriles, esta coalición mediática internacional, creó una hiperexposición de la democracia venezolana que les terminó jugando en contra, transparentando la falsedad del mito del fraude del “régimen” del “gran dictador”.

El segundo objetivo que persigue la campaña de la oposición es la desestabilización del país y así atentar contra la paz social, pero la extrema derecha no posee el “musculo” suficiente para poder generar un desorden en el país. Esto sólo puede comprenderse como otro manotazo de ahogado de una candidatura que está destina a perder por una diferencia mayor a la del 7 de octubre.

El resguardo de la democracia se encuentra en la base social del chavismo, en su conducción cívico-militar, en su activa movilización permanente de sus partidarios y el notable desarrollo de una conciencia política (ver: “Venezuela, la revolución consolidada”) Estos actores son la garantía de que el 14 de abril las elecciones se encausen de manera pacífica y de mantener la estabilidad  política y social del país.


3 Comments

  1. Lucas dice:

    Es increíble como la derecha quiere poner en jaque un sistema electoral de lo más trasparente que existe, dónde la voluntad popular seguirá apoyando la revolución bolivariana iniciada por el gran Hugo Chávez. Ante la desesperación y el fracaso de perder peor que la última elección, apelaran a mecanismos ignominiosos, acorde a su miseria histórica.

    Maduro seguirá llevando esta gran revolución adelante que no la va a parar nadie. Aunque Estados Unidos meta su influencia conexo al empresariado local y grupos opositores, el pueblo demostrará la grandeza que consiguió con Hugo Chávez.

    Saludos,
    Lucas.

  2. Cecilia dice:

    Impresionantes las cifras sobre especulación y acaparamiento alimentario, para generar desabastecimiento por parte de la burguesía productiva local.

    Excelente la claridad del mensaje de apoyo de Lula, remarcando la continuidad de Maduro y unicidad con el ideario del Presidente Chávez. Fundamental!

    El mayor desafío para el pueblo venezolano se presenta con posterioridad a las elecciones del 14 de abril. En la necesidad de dar continuidad histórica a la revolución y al legado del Presidente Chávez. En no volverse vulnerable a las presiones de Estados Unidos, del empresariado local y de los grupos opositores.

  3. Luis Valsecchi dice:

    Muy interesante la postura de la oposicion, por un lado un candidato , con pocas ganas de volver a perder en menos de un año; y por otro lado la vision de lo unico que se puede hacer para enfrentar al candidato que tiene todo el apoyo popular, es desabastecer, generar violencia, y desconocer los resultados. Estemos atento a este escenario aca en nuestro pais, ya que al no haver un candidato fuerte en las proximas elecciones por la oposicion , lo cual daria un fuerte triunfo del oficialismo, es muy posible que aqui se plantee como politica de oposicion , la agresion callejera, y el desconocimiento de dicho triunfo. Mas si en la provincia de Bs As , como todo indica que ocurrira , la candidata a primer diputada sea Alicia Kirchner.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *