CREER O REVENTAR

Artículos Diseño electoral 30 de mayo de 2013

El gobierno nacional, en los últimos meses, ha tomado decisiones sobre la política económica tanto en el ámbito doméstico como en el sector externo, que han posibilitado su posicionamiento como el garante de la gobernabilidad y estabilidad económica, social y política del país.

Tras el despeje de cualquier posibilidad de devaluación de la moneda, ha calmado las aguas en el mercado ilegal del dólar obligando su tendencia a la baja. Los sindicatos cerraron acuerdos paritarios que abarcan a más de 2 millones de trabajadores registrados logrando aumentos salariales que en términos relativos se colocan por encima de cualquier índice de precios al consumidor que se utilice. La Secretaria de Comercio Interior celebró acuerdos para prolongar el congelamiento de precios sobre 500 productos básicos, con el fin de seguir moderando las tendencias inflacionarias. En el sector externo, modificó el régimen de retenciones a las exportaciones de trigo, otorgando un reintegro paras los pequeños y medianos productores, con el objetivo de fomentar el crecimiento del área de siembra del cereal y asegurar así el abastecimiento interno del principal insumo de la industria alimentaria. El blanqueo de capitales procura recuperar ahorro ocioso para volcarlo a la inversión inmobiliaria, que mueve a la industria de la construcción, gran generadora de empleo, y promover el financiamiento de la petrolera estatal, sin endeudar al Estado.

Estas medidas, entre otras, tienen como finalidad asegurar la gobernabilidad de la economía en un año electoral con fuertes tensiones políticas. El gobierno nacional, de esta forma, procura avanzar hacia las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de agosto y a las elecciones legislativas de octubre, en un clima de confianza.

Ahora bien, es de necesidad que la gestión se traduzca en un diseño electoral capaz de concitar apoyo mayoritario.

Desde diferentes visiones se sostiene que el proyecto político que conduce Cristina Kirchner tiene, en el peor de los escenarios, un piso electoral del 35%, tomando como referencia para esta afirmación los resultados de las elecciones legislativas de 2009. A partir de este piso, que ha dado en llamarse “el núcleo duro del kirchnerismo”, y a fuerza de profundización y gestión, se acrecienta la base electoral incluyendo a vastos sectores sociales, hasta construir una sólida mayoría política que salió a la luz en octubre de 2011.

Las elecciones legislativas se caracterizan por una apertura del abanico de la oferta electoral, y un comportamiento acorde del electorado que se distribuye en sus preferencias atendiendo a cuestiones puntuales y/o locales, generando una mayor dispersión del voto.

No es posible equiparar, para la comparación de resultados, elecciones presidenciales de distrito único con elecciones legislativas, donde la competencia se dirime en cada uno de los veinticuatro distritos atendiendo las particularidades específicas de cada uno de ellos. Las elecciones legislativas en cada uno de los distritos poseen singularidades, las reglas por las cuales se rigen, los procedimientos, la cultura política regional y el peso de los actores locales, y el contexto de cada escenario.

El próximo 12 de junio vence el plazo legal para la presentación de los frentes y alianzas electorales de cara a las PASO y a las elecciones de octubre. La oposición en su conjunto evidencia grandes dificultades para el armado de esas coaliciones.

En octubre de este año se renuevan todas las bancas de diputados electos en 2009, los partidos de oposición ponen en riesgo mayor número que el oficialismo. Escenario en el que  más tiene para arriesgar, por consecuencia es el que más tiene para perder en términos de representación.

La demostrada baja efectividad opositora para adversar al gobierno nacional, en el ámbito del parlamento, luego de la experiencia del Grupo A, generó una imagen de ineptitud que desencantó a su clientela electoral. Esa baja intensidad opositora aparece como inversamente proporcional al incremento del protagonismo que han tomado los medios de comunicación. Los partidos políticos parecen no advertir el daño que les produce esa situación de sometimiento a la conducción de los grupos empresariales mediáticos. Estos, a su vez,  no toman conciencia que el rol por ellos asumido va en detrimento de sus propios objetivos de producir un recambio político en 2015. Cuanto en mayor medida los políticos toman argumentos de las líneas editoriales de los grandes medios, más se evidencia la perdida de sus identidades y se acrecienta la desconexión con sus representados.

El comando mediático-electoral, desilusionado de lograr la unidad opositora, ha procurado desde largo tiempo imponer como cosa naturalizada un escenario de paridad de los resultados electorales futuros, elaborando la “teoría de los tres tercios”. ¿En qué consiste? Se le reconoce al kirchnerismo su piso electoral de 30/35 %. Atribuyendo los dos tercios restantes al peronismo antikirchnerista, por un lado, y la oposición no peronista, por otro. El objetivo sería lograr que el kichnerismo no pasara de convertirse en una primera minoría  y que perdiera el manejo de las cámaras del parlamento.

Es discutible que esta teoría pueda llevarse a la práctica, lo cierto es que con este rumbo se mueven los operadores políticos opositores y las negociaciones parecerían orientarse en ese sentido.

Lograr traducir los avances del proyecto nacional en resultados comiciales, requiere trazar un diseño electoral que los contenga en su expresión política y en candidaturas competitivas. Esto aparece con diferentes grados de complejidad en cada provincia, sobre todo en los cinco distritos de mayor envergadura (CABA, Provincia de Buenos Aires, Santa Fé, Córdoba y Mendoza)

El Frente para la Victoria (FpV) deberá nacionalizar la campaña en una estrategia de fortalecimiento y respaldo a las candidaturas locales. Para lograr este cometido es necesario elevar el debate político a consideraciones de carácter nacional, jugando de esta manera a la polarización con la carta más fuerte del oficialismo, su conducción (ver: “Plebiscito 2013”)

El objetivo de alcanzar un volumen electoral de características cuasiplebiscitarias implica proponerse lograr un cambio en el comportamiento del electorado en una elección legislativa, y para eso debe generarse escenarios de polarización.

En el campo del oficialismo, no se visualiza aún suficiente claridad en el diseño electoral, al menos en sus manifestaciones públicas. Pero a diferencia de la dispersa oposición, el proyecto político comenzado en 2003 ostenta una firme e indiscutida conducción relegitimada en forma plebiscitaria en 2011 y que, con aciertos y errores, mantiene la iniciativa política que le brinda, de cara a las elecciones de medio término, un margen amplio de maniobra en el objetivo, por ahora, de conducir su sucesión.

4 Comments

  1. Mónica Amaya dice:

    Excelente nota. Ahora comienzo también a entender el conflicto con los docentes que Scioli no quiere resolver, solo se entiende como una estrategia local para pegar por elevación al gobierno nacional.

  2. Luis Valsecchi dice:

    La nacionalisacion del discurso empezo este 25 pasado, justamente a travez del discurso dado por la presidenta. A partir de ese momento la campaña ( aun sin candidatos de manera manifiesta en el FPV ) empezo, y la maquinaria, siempre bien aceitada del peronismo se puso en marcha. Contrarestar la agresividad mediatica, con la militancia en la calle, la gestion publica en la continua inauguracion de obras de gobierno, ( especialidad de la gestion peronista ) en las provincias y los municipios, permite una mas facil, corta, pero contundente campaña, a la hora de mostrar a los candidatos, incluso los menos mostrables.

  3. Agustín,

    quizás sea un poco arriesgado aventurar resultados electorales, pero me parece una gran descripción, muy lúcida, del diagnóstico y de la estrategia oficialista.

    Como no oficialista, me cuesta ver la pertinencia del diagnóstico y por lo tanto el éxito de las medidas adoptadas por el gobierno y por lo tanto las consecuencias electorales, pero como decía el General, la única verdad es la realidad y el pueblo dirá quien tiene razón.

    Un abrazo y gracias por compartir el link, que me obligó a pensar y me enriqueció mucho.
    Abrazo.

  4. Ester Lina dice:

    Muy buena nota! Repleta de argumentos. Es evidente que el autor hace una lectura de la realidad muy cercana a la verdad y sin apasionamientos que a veces nublan la vista… Hasta a mí me pasa, lo de los apasionamientos, digo! Porque en ocasiones, me pongo tan feliz de haber vivido esta gestión que comenzó en el 2003, que me pongo medio fanática. Pero somos ciudadanos, y nos cabe la responsabilidad de hacer algo, lo que esté a nuestro alcance, para la mejora de nuestro País. Aunque sea por mero individualismo tenemos que trabajar, porque es bueno para nosotros, nuestros hijos, nuestros nietos… Me parece que la principal tarea es instalar en la sociedad los valores que ha defendido este gobierno. ara que perduren en el tiempo… La verdad, no creí que este modelo fuera posible!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *